domingo, 6 de julio de 2014

HOMOSEXUAL, SOY GAY Y NO ME ACEPTO


Hola.

Si has ingresado hoy a este artículo en particular, quiere decir que dentro de ti hay un conflicto que no te deja vivir  a plenitud.
Te diré algo más.
No eres el primer homosexual con quien hablo por éste medio de comunicación.
No eres la primera persona amargada de la vida, que está aburrida de vivir como vives hoy.
Existen entre los amargados personas que perdieron un miembro de su cuerpo, los diabéticos, hepáticos, mala formación congénita, los que tienen problemas neurológicos, etc.
Como ves es una lista muy larga de personas que sufre al igual que tú, no eres el único desanimado en la vida en estos días.  Dime, quien no tiene o tendrá problemas en la vida.
Eso si mi querido amigo, con la única diferencia en que tú te encuentras SANO y ellos enfermos.
Los nombres de cada una de estas personas “enfermas” las tengo en mi poder; pero no las conoces las conoces tú. También tengo nombres de muchos amigos homosexuales que me han escrito como tú, amargos de la vida y de su calvario al vivir como homosexuales en este mundo que tanto discrimina y compara.
Pero hablemos entonces de personas que si conoces,  y que tienen una diferente opción sexual a su género.
A quienes mencionaremos a:
Leonardo Da Vinci. Si él, el mismo. El científico.
Juan Gabriel. Cantante mejicano. El cantante.
Alan Turing. Científico
El novelista, Jaime Bayly de nacionalidad peruano, quien escribió, No se lo digas a Nadie y otros más que pasarán por tu mente.
Quieres que te hable de ellos, creo que no, los debes conocer, o por último los buscas en google y los conocerás muy bien.
Y podemos seguir escribiendo más personajes homosexuales ,o buscarlos en google como ya se sugirió, pero ese no es nuestro fin en esta oportunidad.
Lo que queremos descubrir hoy es por qué ellos  viven "bien" (nadie en este mundo tiene la felicidad plena, la felicidad son momentos de la vida) y tú amargo de tu vida, siendo ellos homosexuales, bisexuales, transexuales, intersexuales, etc. Según el personaje nombrado.
Porque ellos mi querido amigo desarrollaron sus "talentos" (habilidades) como personas durante años sin importarles el qué dirán de las personas que los rodeaban.
Todos y sin excepción mi querido amigo tenemos un talento. Aquí sería bueno preguntarte. Sabes cuál es tu talento, sabías que tenías  un talento, y sabes por último que tienes que desarrollar tu talento toda tu vida para encontrar el éxito.
Nadie te lo explico, pues hoy te lo explicamos.
Pero conjuntamente al éxito de su vida estuvo la "aceptación" de su homosexualidad.
Yo soy homosexual pero soy un buen hijo, yo soy homosexual peor soy un buen estudiante, yo soy homosexual pero son un buen trabajador, yo soy homosexual pero soy un excelente arquitecto, ingeniero, químico, abogado, administrador, mecánico, transportista, etc.
Lo que hagas en tu vida íntima, no les interesa a las demás personas que te rodean. Te buscarán por buen hijo, estudiante, trabajador, etc.
Pero si estás pensando obsesionadamente todo el día y toda tu vida en qué dirán las personas que te rodean.
Entonces, nunca desarrollarás ni tu talento, ni tu vida. Llevándote a no "aceptarte" nunca como un homosexual que puede aportar mucho a lo sociedad.
Y sin olvidar que tienes el derecho como todos nosotros a ser feliz.
Entonces mi querido amigo, por ahí puedes empezar tu ruta del éxito y decirle adiós a la amargura de tu vida.
La palabra clave en esta oportunidad es aceptarse tal como uno es.
Con defectos y virtudes.
Las personas antes mencionadas al principio de artículo se “aceptaron” tal como son.
Se aceptó el cojo, se aceptó el ciego, se aceptó el epiléptico, se aceptó el cantante, se aceptó el novelista y ahora te aceptas tú, porque quieres ser feliz en esta vida y porque es tu derecho.
Aclararemos aquí, que viven felices, pero con momentos de amargura y penurias como todos nosotros.
Si quieres ser feliz; acéptate.
Aquí está la palabra clave.
Repito, acéptate.
No lo quieres ser, no lo quieres intentar. No te aceptes en este mundo, es tu derecho.
Vive "infeliz" el resto de tu vida. Es tu decisión, o te están obligando a ser infeliz.
O también te están obligando a ser:
Soberbio, orgulloso, presuntuoso. Nadie te obliga mi querido amigo. Nadie, solo tú.
Dime, quien en este mundo quiere estar al lado de un soberbio, orgullo, sarcástico y presuntuoso.
Nadie.
Ni tú mismo te aceptas como eres. O me equivoco.
Si es así, las personas que te rodean en general te van a estimar a respetar.
No.
No y mil veces no.
Seguirás siendo mi querido amigo como eres ahora, o cambiarás.
O seguirás maldiciendo a la vida por ser homosexual.
Eres una persona capaz e inteligente, desarrolla tu personalidad, no dejes que que un niño gobierne tu vida, siendo tú ya un hombre. Piensa.
En tus manos está tu recuperación.
En ti está  hacer algo por tu vida, pero si estás pensando que no puedes, que es imposible. Entonces estamos arando en el desierto.
Eres una persona que tiene todo una vida por delante.
Vence tus miedos.
Escoge como quieres vivir de ahora en delante.
Bendito o maldito.
Piensa diez veces antes de ejecutar tus pensamientos.
Tú tienes derecho a ser feliz.
No te olvides que estás sano.
Cuídate.
Que Dios te Acompañe en tu Vida.
Tu Amigo.
Enrique.